Info

Online desde 2002

Sobre la escalera mecánica que nos llevaba al paraiso de la prelectura robada: cuatro chicos, todos con la misma chaqueta, el mismo corte de pelo, el mismo periódico. Al llegar al segundo piso, despisté a mis iguales y me terminé escondiendo detrás de un libro, con el ingenuo deseo de que la realidad volviera a reconfigurarse y todo fuera como antes. No puedo haber empleado tanto tiempo de mi vida en diferenciarme como para ahora parecerme a estos otros, me dije, aquí falla algo.

En vista de que me había protegido en ese momento de zozobra identitaria me he traído al libro conmigo. Empieza con este párrafo:

Hubo una época muy lejana en la que a los conductores no les importaba arrojar botellas vacías por las ventanillas de sus coches. Años más tarde, estos mismo ciudadanos se dieron cuenta de que no era la forma correcta de eliminar la basura. La comunidad de diseño Web ha sufrido un cambio de actitud similar y los estandares Web son una de las claves de esta transformación.

Jeffrey Zeldman, Diseño con estándares web.

Yo no soy tan optimista como el autor respecto a los conductores, pero el libro parece genial, no así, la edición española, que es pésima, y parece que no sólo por el diseño, cosa que se aprecia a simple vista, sino también por la traducción:

(…) tenemos que comentar que la traducción es bastante lamentable. No solo comete algunos fallos básicos (“discrepamos” por “we disgress”), y tiene una traducción bastante creativa de términos técnicos (“asignaciones de imágenes” por “mapa de imágenes”, o incluir acentos al traducir nombres de clases), que pueden confundir bastante al lector, especialmente al no versado; es que también hay erratas bastante gordas en lo que se refiere a la lengua española, con cosas como “uno de las primeras publicaciones”, que dejan en evidencia que en su edición en español el libro no ha pasado por muchas correcciones que digamos antes de su publicación. Y eso, en un libro de 30€, y más uno como este, que es toda una obra de referencia, pues deja bastante que desear.

Leído en ciao

En fin, otra oportunidad desaprovechada. No será por falta de buenos traductores y buenos diseñadores editoriales, ¿alguien me puede explicar qué es lo que falla?

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS