Info

Online desde 2002

Lo que recordaré de estos días de supuesta gloria juvenil fotográfica es la bondad de algunas personas, su camaradería. Existe un mecanismo mental que para permitirnos seguir viviendo se encarga de eliminar todos los malos recuerdos. Por eso sé que olvidaré que hay gente despreciable con la que debes compartir tu tiempo, olvidaré esta incomododidad.

Y es que ni siquiera el comprender que detras de muchas actitudes venenosas hay razones, consigue librar a los idiotas de su idiotez y a ti de sufrir sus idioteces, pues parece que al final si uno es libre también es libre de ser idiota, y por tanto la estulticia es una elección y no una condena.

Pero ya digo, yo me quedo con lo mejor, y lo mejor es la amistad. Estoy rodeado estos días de supuesta gente famosa pero cambio a diez de ellos por sólo uno de las personas que he conocido en la trastienda de este carnaval con pretensiones, esa gente que en esta piscina llena de tiburones me ha ofrecido, justo cuando más lo necesitaba, las aguas tranquilas de su amistad y su apoyo.

Ayer tuve un problema con una de las lentes de mi cámara y en unos minutos estaba rodeado de personas más preocupadas que yo porque pudiera seguir trabajando. Cuando uno ve muestras de este arrojo, de esta sinceridad, llora por dentro y se alegra de ser un humano. Son esas cosas las que iluminan mi vida, la energía que me proporcionan la que me permite avanzar, la consciencia y la memoria de que soy parte de un todo, una gota en un mar que a veces, al menos a veces, me arropa.

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS