Info

Online desde 2002

Archive for

Hace unas semanas que ha comenzado mi primer semestre de la Licenciatura de Humanidades que estoy cursando en la UOC. Estoy tremendamente ilusionado, realmente se trabaja, y además estoy aprendiendo catalán mucho más rapido de lo que esperaba. Tinc molta feina, pero no me quejo, es maravilloso aprender. Ahora estamos (no es plural mayestático) inmersos en un debate muy activo sobre el libro digital, partiendo del texto de una conferencia de 1999 de Antonio Rodríguez de las Heras. No estoy demasiado de acuerdo con algunas opiniones del autor, y lo he empezado a mostrar en mi primera aportación al debate que transcribo a continuación:

Como a otros compañeros me parece reseñable el hecho, de que el texto que leamos sea de 1999. En muchos otros ámbitos, un texto de esta “antigüedad” no es ni mucho menos “viejo”, pero la parcela del mundo de la que aquí debatimos es tan tremendamente dinámica, y yo añadiría también “resbaladiza”, que incluso un documento del cercano 2004 nos podría parecer en muchas ocasiones caduco. Es destacable en este aspecto que el texto mantenga algo de su interés tras todo este tiempo. Al fin y al cabo, estamos trabajando con un material del siglo pasado.

Esto aparte, al menos a mí, el material propuesto me genera una confusión de partida, lo que yo catalogaría como un problema de definición. El título del texto es “El libro digital”, sin embargo el autor comienza dictando una conferencia sobre “El espacio digital”, para luego insistir de nuevo en que habla del libro “(…) he querido centrar mi atención en una mirada al libro” y terminar diciendo: “La página del libro en una sociedad en la que domina la pantalla; una pantalla por la que está brotando una buena parte de ese mundo digital. Este sería el motivo principal de mi intervención: discurrir sobre el futuro inmediato que espera al libro en el espacio digital.” Es de lo que subrayo, de lo que supuestamente se va a hablar, pero a mi entender se están hablando de cosas distintas y al mismo tiempo. Una cosa es un libro electrónico, otra un libro electrónico colgado de la red y otra la red.

Los compañeros que recuerden el wordperfect (un antiguo procesador de textos al que sustituyo el word) se darán cuenta de que llevan mucho tiempo trabajando con textos electrónicos, esos textos electrónicos, bien podían haber sido libros ¿o no? (algunos para mí lo eran, de hecho recuerdo que en aquella época, por supuesto antes de 1999, un amigo me dio un disquete con una novela de Albert Camus y me pusé delante de aquella pantalla azul a leer muy ilusionado lo que ahora me doy cuenta de que fue mi primer libro electrónico ¿seguro, no estaría yo equivocado? les aseguro que leí aquella novela ¿pero era aquella novela transcrita por mi amigo un libro electrónico con todas las de la ley?).

Un texto digital en si no reune todas las características y potencialidades de las que habla el autor (accesibilidad, ubicuidad o deslocalización por citar algunas). Hay que “colgarlo”, y tiene que haber un lugar en el que “colgarlo” para que esto pase. Es el espacio en el que se “cuelga” el que le aporta esas características, y da igual si lo “colgado” es un libro, un video, o una foto.

Un poco en esta línea, nos dice el compañero Antoni Josep Roig Cuart, que “Un document en pdf o sistema similar no és un e-llibre; és un llibre tradicional, malgrat no presentar-se en suport paper. L’e-llibre permet la interacció amb el lector. “

Lo cual complica todavía más la cosa, porque entonces tenemos, textos electrónicos off-line, textos electrónicos en línea, textos electrónicos no interactivos y textos electrónicos interactivos (que son los que el compañero propone como libros-e).

Tenemos un problema de catalogación grave.

A este respecto me parece muy interesante, y esclarecedora, la definición de ebook que encontramos en wikipedia contrapuesta con la de e-text, del mismo medio en línea. Rescato un párrafo de la primera definición que me parece diáfano:

“An ebook is an electronic (or digital) version of a book. The term is used ambiguously to refer to either an individual work in a digital format, or a hardware device used to read books in digital format. Some users deprecate the second meaning in favour of the more precise “ebook device”. Though e-texts are available as digitally encoded books and the term is often used synonymously with the term ebook, that usage is deprecated. The term e-text is used for the more limited case of data in ASCII text format, while the more general e-book can be in a specialized (and, at times, proprietary) file format.”

Ahora que leo este último párrafo me doy cuenta de que realmente es diáfano sólo para el que pueda leer inglés con soltura.

Al mudarme me he quedado sin la conexión ADSL. He recuperado ya mi teléfono fijo, pero como la compañía que me suministraba la conexión era otra distinta a Telefónica, con el cambio de domicilio he perdido mi línea de datos. La alternativa que me ha dado Arsys que es mi proveedor de acceso es un tanto extraña, darme de baja y darme de nuevo de alta. Pienso que sugieren esto porque tienen las manos atadas, y me ofrecen humildemente una especie de apaño. No entiendo bien qué o quién es el responsable de toda esta situación incomprensible, pero tengo la impresión que este y otros problemas son motivo de la extraña situación de las telecomunicaciones en España, un lugar en el que la antigua compañía pública ahora privatizada, tiene una posición de dominio absoluto y hace y deshace a su conveniencia. En fin, respirar hondo, y seguir andando.