Info

Online desde 2002

Posts tagged asia

Choose another tag?

[ Hoy edicion especial: sin tildes ni enyes ni foto ;-) ]

El concierto de anoche estuvo bien, una buena despedida para este viaje de casi un mes por Asia. En el descanso me tome un vino blanco en el foyer mientras veia como se reflejaba la ciudad en el mar. Muy bonito, pense en mi madre, a ella siempre le conmueve la belleza.

Grace Lee, la joven violinista de singapur, estaba preciosa, parecia sacada de una pelicula de Wong Kar-Wai. Toco de pie, con un vestido rojo que contrastaba fuertemente con el negro impecable de los miembros de la orquesta. Es una chica muy delgada, parece debil, pero se entrega con pasion a lo que hace, creo que llegara a estar a la altura del Matteo Goffriller de 1729 que utiliza.

Hoy he dedicado el dia a pasear sin rumbo alguno. Trate de encontrar un periodico y me costo lo suyo, cosa rara en una ciudad como esta. No abundan los quioscos con prensa internacional, hay muchos periodicos locales, pero son infumables. Me salvo un Starbucks que tenia el Wall Street Journal de ayer, algo es algo. (Luego encontre el Herald Tribune y ya pude completar en paz mi ritual de los domingos).

Viråga, dejar atras, no sujetar las cosas, saber separarse… es una ensenyanza basica del budismo.

Viråga literally means the absence of råga: the absence of lust, desire, and craving for existence. Hence, it denotes indifference or non-attachment to the usual objects of råga, such as material goods or sense pleasures.

Detachment and compasion in early buddhism. Elizabeth J. Harris

Curiosamente una de mis frases preferidas de Las Meditaciones de Marco Aurelio nos invita a lo mismo: Toma sin orgullo, abandona sin esfuerzo.

Pensaba en estas cosas mientras me daba mi ultimo paseo en cholas por Orchard Road. Hoy me marcho, se acaba este viaje… saltar de hotel en hotel, mirar un lugar en el mapa y llegar a la tarde siguiente… paseos sin rumbo, comidas exoticas, sonrisas de gentes que probablemente no vuelvas a ver, encuentros inesperados…

Comienza el otro viaje, el de la vida cotidiana, el que nos hace realmente lo que somos.

Uno se prueba en los viajes, pero se contruye con lo que hace cada dia. Desayunar, ir en bici al trabajo y luego a la piscina, leer el periodico, ir al teatro, engordar, envejecer, cortarse las unyas. Esta es la batalla mas compleja, la que nos convierte en lo que realmente somos.

Segui paseando… llegue hasta Little India, y encontre a un senyor con pinta de santo al lado de una mesa. Sobre la mesa habia fruta, incienso, una pequenya figura de Ganesha, unos 15 sobres rosados… y un loro. Me acerque a preguntarle por las tarjetas y me dijo: tri dolars. Le di los 3 dolares y me pregunto mi nombre… le dije Thomas (mi nombre oficial para este tipo de transacciones), el senyor le dijo el nombre al loro, el loro salio de la jaula, cogio uno de los sobres, y fue dando pasitos por la mesa hasta que se lo entrego en la mano al hombre.

El hombre abrio el sobre y me dio una tarjeta, parece que todo me va a ir bien este anyo y que me dios es Ganesha.

Me quede pensando en que porcentaje de los tri dolars se lleva el loro (espero que le paguen correctamente porque es el que hace todo el trabajo).

Me voy al aeropuerto, manyana llego a Barcelona.

Vuelvo con ganas, me voy con alegria.

Esplanade - Singapore

Foto DieHardCanonUser

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Opinar es facil, lo complicado es que la opinion se sostenga.

Con el tiempo he aprendido a equivocarme (no sin dolor) y a aceptar que mis opiniones muchas veces son erroneas, poco acertadas, poco meditadas. Lo que uno piensa tiene mucho de proceso dialectico, de combate intelectual de una idea contra la otra. Ayer Singapur me aburria, la dibuje decepcionante. Creo que era mas el ruido del cibercafe lo que me molestaba que la ciudad, no supe aislar correctamente los sentimientos. Me perdi en mis palabras.

Singapur es una ciudad espectacular. Obviamente, y esto es aplicable a cualquier espacio dinamico, ya no es la ciudad que aparece en Lord Jim (Joseph Conrad, 1900), y tampoco uno de esos conglomerados urbanos maravillosamente caoticos que podemos encontrar en el sudeste asiatico. La ciudad de los leones es ordenada, limpia, segura, cara, senyalizada hasta el extremo. Un lugar que deja pocos detalles al azar y donde parece haber normas o reglamentos para cada cosa.

Ver tres chicos (sin casco) en una moto es habitual en Bangkok… e impensable en Singapur. Aqui hay Time Out, Starbucks en cada esquina, hoteles y restaurantes exquisitos, museos impecables… pero no hay tres chicos en una moto.

Con una tasa de paro insignificante y el dinero mejor repartido que en Bangkok esto es lo que obtenemos, no esta mal. Nadie intenta estafarte y puedes dejar la camara encima de la mesa cuando te tomas un cafe. No hay tuk-tuks pero hay mejores campos de golf.

El pendulo ha venido hacia este lado y parece que en este caso han enterrado bien los cadaveres que quedaron en el camino. Por momentos tengo la sensacion de estar en un escena de Gattaca, han ganado en seguridad y limpieza y perdido en exotismo, asi es la vida.

Pensaba esto anoche, mientras alimentaba mi snobismo en un club de jazz junto al rio tomandome un Singapore Sling, el coctel local.

Hoy hay un concierto especial en el impresionante Esplanade Concert Hall conmemorando el 29 aniversario de la Orquesta Sinfonica de Singapur:

The composition of Stravinsky’s Pulcinella Suite marked the turning point in his career, leading him to the “neo-classical” style which was to dominate his output for several decades; although based on some of Pergolesi’s music, it featured Stravinsky’s signature use of modern harmonies and rhythmic modification. Mendelssohn’s most popular symphony captures the many moods of a tourist wandering across colourful Italy; ironically it was never published in his lifetime. Two rarely-heard works for bassoon are also showcased – Weber’s Andante and Rondo ongarese and Elgar’s Romance, a piece that portrays the bassoon as poet and singer.

SSO 29th Anniversary Concert

No podia perdermelo.

Singapore Skyline

Foto georg69de

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Me dio mucha pena abandonar Bangkok, me he quedado absolutamente enamorado de esa ciudad anfibia, caotica, irregular; en la que respirar cuesta mucho y divertirse, aprender e impresionarse nada.

Ayer llegue a Singapur (Singapore, en), la ciudad de los leones. Tengo una cama mas grande, ducha con presion, una habitacion con vistas a la ciudad y a la piscina. Bienvenido al lado soleado de la calle baby.

Es curioso como unos sitios nos conmueven y nos acogen mas que otros, podriamos hacer una lista mas o menos racional de las razones, pero intuyo que terminariamos confundiendonos. Una ciudad son unas calles, unas gentes, un espacio fisico que ya estaba ahi antes que aparecieran los primeros humanos. Pero una ciudad es mucho mas, hay algo en el aire, en los periodicos, en las tiendas… un estilo, un latido.

Reflexiono sobre este tema paseando por unas calles en las que es imposible perderse… todo esta limpio, ordenado, senyalizado… debe ser la ciudad mas segura del sudeste asiatico.

Entre tanto orden, me aburro. El antidoto es recorrer Chinatown o Little India, barrios populares, coloridos, en los que pervive el Singapur que ahora parece que tratan de ocultar.

Manyana escribire mas porque no puedo concentrarme demasiado. Estoy en un cibercafe en Chinatown rodeado de chicos que no dejan de gritarle al movil mientras miran cualquier cosa en la pantalla. Me molesta que la gente no sepa comportarse correctamente en publico, soy muy conservador con esto quizas, pero me parece alarmante. El silencio ha ido perdiendo admiradores.

 Tomy Pelluz - Karen Hill Tribe - Thailand

Foto Isabella Bullesbach

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Esta foto es de hace unas semanas. Estaba en un pequenyo pueblo Karen en las montanyas al oeste de Chiang Mai. No me habia puesto todavia las cremas antiarrugas, ni me habia maquillado y me estaba tomando un te en ese vaso de bambu. La chica de al lado, salio con los ojos cerrados, una pena. La senyora de la derecha era la jefa, o mas bien, la directora comercial de la tribu, te vendia todo, desde el vaso en el que te tomabas el te hasta collares, cervezas o coca-cola… si… coca-cola… habia coca-cola. Siempre coca-cola.

Ayer vague de un lado al otro, sin orientacion alguna, sin pretensiones. Comence en Wat Pho y termine paseando por los grandes centros comerciales que hay cerca de la estacion Siam Center del Bangkok Sky Train. Nunca me deja de impresionar que en la misma ciudad haya gente con bolsos Louis Vuitton (originales) y otros que no ganen mas de 3$ al dia (por decir una cantidad). Esto pasa en todos lados, pero aqui se palpa con mucha intensidad.

En medio de todo esto, no sin cierta decepcion, estuve probandome los trajes. Me estan quedando demasiado puestos, muy de senyor Pelluz y poco de Tomy. Quizas estoy envejeciendo o sin querer transmito ese estilo. Es algo en lo que estoy pensando… y es que en el fondo hago toda estas cosas (y casi todo en la vida) con un caracter experimental.

Hace unas semanas pase por delante de una peluqueria de barrio, entre, me sentaron, no le di ninguna indicacion al senyor peluquero (que era la version thailandesa de Morin, el peluquero de mi barrio de Santa Cruz de Tenerife), pague 50 centimos de euro y sali con un peinado de hombre de verdad, que diria mi padre. Siempre he sido muy maniatico con mi pelo, y esto era una prueba de que estas cosas, al fin y al cabo, importan poco.

Hoy seguire merodeando, me gusta las cosas que voy viendo… unos chicos pescando una bicicleta, un elefante recorriendo la ciudad a la 1 de la madrugada, 3 chicos en una moto, 4 chicas en una moto…

Esta manyana a las 8 estaba nadando en la piscina de la azotea del hotel. Cuando termine apoyado en la barandilla me dedique a contemplar Bangkok… despierta hace rato, amarilla, naranja, ocre, diluida entre tanta contaminacion. Una ciudad fantastica.

 Dowtown Bangkok

foto kktp

[ sin tildes ni enyes ;-) ] 

Llegue al hotel a las 5 de la manyana. Me quedo de nuevo el D&D Inn, es barato y esta en el centro del huracan (Khaosan Road en Banglamphu). Ya tenia ganas de 1. un banyo normal, 2. un poco de ruido. Estoy servido. Hay incluso piscina en la azotea para satisfacer a los nadadores urbanos. Creo que es verdad lo que dicen las guias… si no te andas con cuidado te puedes pegar todo tu viaje dando vueltas alrededor de estas calles que parecen inagotables, y llenas de tentaciones… piensas bien… de todas las tentaciones.

Me desperte a las nueve con una mision mundana: hacerme un traje a medida. Hay multitud de sastres en Bangkok pero hay que estar bastante atentos… las ofertas de: 2 trajes, 4 pantalones, 6 camisas por 99$ terminan siendo bastante insatisfactorias, bueno, al menos eso es lo que dicen.

Bien aconsejado por la guia, y un poco por la intucion, termine en Golden Wool (1340 Charoenkrung Road), dicen que alguno de sus sastres ha trabajado para el rey de thailandia y me lo creo. La mesa en la que me atendieron estaba llena de convincentes tarjetas de visita de clientes de alto nivel de todo el mundo.

Medidas a 8 manos y seleccion cuidada de las telas para los trajes y las camisas. Fantastico trato, todos los detalles bien explicados. Se que todo esto suena un poco snob… pero es una experiencia que recomiendo. (Tambien pueden hacerte unas bermudas y una camiseta de flores a medida si no te gustan los trajes ;-)

A la salida me di un paseo largo por Chinatown y luego por Dowtown. Un buen coctel. Manyana escribire un poco mas, hoy estoy un poco cansado. Ahora se trata de cenar. Sera que hoy tengo un dia mundano?

Bangkok Bus - Thailand

Foto Teelek

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Hoy me marcho a Bangkok, al final no voy a tener tiempo suficiente para poder disfrutar de la ciudad. Pero eso es buena senyal, significa que debo volver. No me obsesiona hacer todo la primera vez. En muchas ocasiones insisto incluso demasiado en esta actitud y termino por no hacer nada. Me he dado cuenta de que sin hacer nada, comprendo mejor los sitios, aprecio mejor los pequenyos detalles.

Hace anyos escribi en mi cuaderno, que para mi, viajar es basicamente cambiar de cafeteria. Lo sigo manteniendo. Cambio de espacio pero arrastro mis manias, mis lecturas, mi musica. Mucha gente quiere desconectar, pero intuyo que ese sentimiento esta edificado sobre una terrible insatisfaccion con su vida cotidiana. No es mi caso. Yo viajo para conectarme mas a mi mismo.

Me gusta mi vida, puede que en los ultimos tiempos haya tenido mis mas y mis menos, pero me gusta lo que hago y me siento un privilegiado. No por lo que cobro sino por todo lo que me rio de mi mismo.

Y tras esta reflexion… volvamos al otro viaje… al de la superficie.

Ayer recorri en un barco tradicional las pequenyas islas que estan al este de Ko Lanta. Fabulosas, una gran experiencia. Lo mejor fue visitar Morakot, una playa minuscula rodeada por paredes de mas de 100 metros con una vegetacion fascinante y a la que solo puede accederse por un tunel submarino de unos 80 metros (se puede respirar no esta totalmente sumergido). Parecia de pelicula de piratas, de hecho los piratas usaban esta cueva para esconder sus tesoros.

La vuelta fue fantastica, con oleaje y lluvia, el bote se escoraba a estribor hasta casi formar un plano con la superficie. Llegamos intactos a puerto en cualquier caso.

Tras esto me regale una cena y un paseo por la playa oyendo jazz. No se si es que estaba un poco borracho pero una alegria espontanea recorria mi cuerpo. Me dormi con una sonrisa, un poco quemado por el sol, pero con una sonrisa.

Ko Lanta - Thailand

foto Simon Gate

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

El viaje desde Chiang Mai a Ko Lanta fue largo. Primero una guagua hasta Bangkok, luego otra desde la ciudad hasta el aeropuerto, mas tarde un avion hasta Krabi… un taxi del aeropuerto a la ciudad y para terminar un minivan con el que embarcamos en dos ferries. Unas 27 horas. Mucha musica y muchos vueltas a la cabeza en el camino.

Cuando me desplazo me doy cuenta de la importancia de la musica en mi vida. Lo que mas me gusta de mi iPod es lo que tiene dentro (no los cables… ;-)

Ko Lanta es una isla pequenya, puedes recorrerla unas cuantas veces en un dia. El ambiente es completamente distinto al que venia disfrutando en el norte… no hay demasiados viajeros por aqui. La gente viene a la playa… o se sumergen con botellas o se las beben en la superficie. La costa oeste esta llena de playas preciosas y la este de pequenyos pueblos de pescadores. Hay bastantes carteles advirtiendo que estas en una zona en la que pueden golpear los tsunamis.

Ha pesar de todo esto, Ko Lanta mantiene su encanto y esta menos abarrotada que Ko Phi Phi y Ko Samui.

Los habitantes son una curiosa mezcla de thai, chinos y chao ley (gente del mar en Thai). Un 40% de la poblacion es musulmana. Curioso en un pais en el que el 80% es budista, pero estamos en el sur, cerca de Malaysia, en la frontera la mayor parte de la gente es musulmana.

Los Chao Ley o Moken, segun quien los nombre, son una gente bastante interesante, un pueblo nomada y no demasiado extenso. En el 2004, cuando el tsunami arraso esta zona, ellos huyeron a las montanyas con tiempo. Conocen el mar.

Manyana recorrere las pequenyas islas que estan al este de Ko Lanta Yai. Y al dia siguiente vuelvo a Bangkok, este primer viaje en solitario se va acabando.

Una nota de hoy del cuaderno:

Casi todas las cosas que haces con alguien puedes hacerlas tambien solo. La cuestion es que cuando estas solo (absolutamente, no vale solo con vida social agitada y sin tiempo para pensar, solo solo) ese gran artista invitado que eres tu mismo emerge y se sienta a tu lado a mirarte.

Todos nos cansamos rapido de este obervador ironico e ingrato.

Contigo eres tu, con otros eres los otros. Puede ser que no te gustes o no te soportes… en ese caso es mejor estar acompanyado… al menos los otros pueden ir cambiando.

Mmmm… creo que voy a tomarme una cerveza.

Karen Hill Tribe Thailand

foto Dizzy Atmosphere

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

2008, de nuevo la sensacion de una pagina en blanco. Momento de prometerse cosas a uno mismo, se cumplan o no, que importa.

Anoche estuve cenando con la misma familia que conoci haciendo treking: Gaia, Zoe, Danielle, Gili, Daron, una increible familia judia de California. Me han sorprendido, por su cultura, su caracter, su humor, su fortaleza. Espero visitarlos pronto y estrechar mi relacion con ellos.

Al comienzo del treking visitamos una cueva (llena de murcielagos), caminamos hacia lo mas profundo hasta llegar a un espacio que utilizaban los monjes para meditar. Daron, el padre, comenzo a explicarle a Gaia (la hija menor, 7 anyos) que ese era el sitio en el que se meditaba. Si te concentras mucho –dijo– puedes meterte en ese otro agujero (alumbro con la linterna a un pequenyo orificio en el muro). De pronto vimos una cucaracha, Daron la enfoco y le dijo a Gaia: Mira Gaia este es un monje que realmente se ha concentrado… No pude parar de reirme. Tenia un humor muy parecido al de Woody Allen, estuve todo el rato riendome, incluso de mi mismo. Me vino bien, llevaba unos cuantos dias demasiado pesado con el budismo para arriba y el budismo para abajo, y estar con ellos me sirvio de contrapunto. Otra cultura, la nuestra al fin y al cabo. Nosotros, los occidentales, no meditamos demasiado, pero tenemos nuestros puntos fuertes: nuestro criticismo, nuestra irreverencia, nuestro humor. La idea, quizas, es hacer un buen cocktail con todo eso y (permitanme la licencia) la cultura y la filosofia oriental.

Hay muchas agencias y guias en Chiang Mai, pero desde que lei en la guia la referencia que hacian de Eagle House (y luego consulte su web), decidi hacer el recorrido con ellos. Los duenyos de la agencia son Pon y Annete una pareja formada por un thailandes y una irlandesa con un firme compromiso con el medioambiente y los habitantes de estas zonas.

Definitivamente, estos tres dias caminando por las montanyas al oeste de Chiang Mai, han merecido mucho la pena. En la nota anterior lo describi por adelantado de una manera poco precisa (parecia mas una cita de un catalogo de agencia de viajes de tercera que un cuaderno de viaje). El recorrido a lomos de elefante, se transformo en paseito, fue aburrido, turistico… aunque es verdad que estos animales impresionan, y no esta mal sentarse en el cuello de uno y hacer un descenso por un barranco, que es basicamente lo que hicimos.

La caminata si que merecio mucho la pena, fue intensa, muchas subidas, muchas bajadas, muchos riachuelos que cruzar por delgados puentes de bambu. Gaia nos impresiono con su fortaleza, si hace esto con 7 anyos, no quiero pensar como va a ser con 15. El bosque del norte de Thailandia es hermoso, a mi de alguna manera (salvando las distancias, aunque no muchas no se crean) me recordaba a los bosques de Laurisilva canarios.
La primera noche dormimos en un pequenyo poblado Karen. Curiosa gente estos Karen, hay unos 7 millones de ellos en Birmania y otros 400.000 en Thailandia, y parece que llevan anyos luchando por su independencia. Cuantos conflictos hay en el mundo que uno ni siquiera conoce de oidas…

Los Karen son el grupo mas grande de las tribus de la montanya (mi traduccion barata de hill tribes), ese mismo dia visitamos tambien a los Hmong: estuvimos en un poblado y luego en una escuela preciosa en medio de la selva, llena de ninyos con sonrisas permanentes, fue maravilloso.

Esta gente vive sin nada, o con todo segun se mire. Ya muchos tienen paneles solares, telefonos celulares y alguna que otra de esas pequenyas motocicletas de 110 cc que estan invadiendo el sudeste asiatico (un articulo interesante sobre este tema de las motocicletas en el Herald Tribune), otros siguen viviendo como hace 100, 200, 300… anyos.

El ultimo dia hicimos el descenso de un rio con barcas de bambu, muy divertido (aunque Gili casi se parte la cabeza ): no paso nada al final, solo un rasgunyo.

Al dia siguiente, estaba bastante cansado y me quede casi todo el rato en la cama leyendo Zen and the art of motorcycle maintenance, un clasico de los setenta que me compre hace unos dias (es fantastico Chiang Mai, esta lleno de librerias, de restaurantes…) a la noche, como he dicho al comienzo, fui a cenar con esta familia.

Al final de la cena el cielo estaba iluminado por los fuegos artificiales y pequenyos globos de papel, yo mismo solte uno (son muy sencillos, una bolsa de papel de arroz y un disco que arde en la base, un globo aerostatico reducido a su forma mas basica). El mio tenia una grieta bastante grande y me gusto la idea de que me tocara asi estropeado, medio roto. Se elevo de igual forma, muy alto, lo perdi de vista.

No tenemos que desechar cosas en nuestra vida por un simple defecto, por un rayon en la superficie, una grieta, un descosido, una mancha. Maldita mania de vivir en una sociedad sin macula. La vida es mancharse.

Termino con un parrafo del comienzo del libro que me estoy leyendo que me esta animando a plantearme un proximo viaje en moto:

You see things vacationing on a motorcycle in a way that is completely different from any another. In a car you are always in a compartment, and because you’re used to it you don’t realize that through the car window everything you see is just more TV. You’re a passive observer and it is all moving by you boringly in a frame.

On a cycle the frame is gone. You’re completely in contact with it all. You’re in the scene, not just watching it anymore, and the sense of presence is overwhelming. That concrete whizzing by five inches below your foot is the real thing, the same stuff you walk on it’s right there, so blurred you can’t focus on it, yet you can put your foot down and touch it anytime, and the whole thing, the whole experience, is never removed from immediate consciousness.

Zen and the art of motorcycle maintenance

Esta noche voy en guagua hasta Bangkok, llegare a primera hora de la manyana, luego tomare un avion hasta Krabi, y luego en barco a Ko Lanta Yai, una pequenya isla en la costa del mar Andaman.

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Comienza el azar, lo que no viene en la guia, lo que no estaba en tu cabeza cuando trazaste una posible ruta. Al bajar del tren en Phitsanulok me encontre a Thierry, Isabella y Marco, no nos presentamos, ibamos todos a Sukhothai. Nos subimos en una furgoneta, luego en un autobus, luego en un tuk-tuk hasta una casa de huespedes junto a un rio. Cuando me di cuenta estaba cenando con tres perfectos desconocidos. Como en un chiste: un frances, una alemana, un italiano y el artista canario antes conocido como Tomy Pelluz.

Al dia siguiente recorrimos el parque historico de Sukhothai, en bicicleta, persiguiendo por momentos una excursion de ninyas (vestidas de rosa) de un colegio del sur de Thailandia, de la frontera con Malaysia. Las ninyas nos hacian fotos a nosotros y nosotros a las ruinas.

Por la tarde, con unas bicicletas mejores, pedaleamos unos 25 kilometros por campos de arroz y tabaco. No puedo imaginar como sera trabajar en esos campos cuando sube la temperatura. Ahora estamos en la estacion fria, y a pesar de eso por momentos la mezcla de humedad y calor te deja exhausto.

La lente mas barata de mi camara cuesta mas que lo que gana una de esta familias trabajando un anyo. Me senti un poco tonto haciendo fotos, trataba de mostrar el mas absoluto respeto hacia esta maravillosa gente que no deja de hacerte wai, (una muestra tradicional de afecto y respeto que consiste en juntar las dos manos a la altura de la boca y flexionar un poco el cuerpo). Cada vez que hago una foto les muestro mi respeto haciendo yo tambien un wai, y diciendo khop khun khrap (gracias).

Ayer cogi una guagua hasta Chiang Mai con Isabella y Thierry, Marco volvia a Bangkok. Nos separaremos en Chiang Mai, cada uno tiene sus planes. Yo manyana subire a las montanyas, para hacer treking durante tres dias.

En las montanyas del norte de Thailandia viven aproximadamente unas 800.000 personas distribuidas en unas 3500 aldeas (esto es lo que pone mi Rough Guide). La mayor parte de estas gentes conservan el mismo modo de vida de hace unos cuantos miles de anyos. Visitarlos es un privilegio. La idea es desplazarse de una aldea a otra, caminando, haciendo rafting o a lomos de un elefante, y dormir dos noches en cabanyas cerca de sus aldeas. Parece una buena experiencia.

Aprovechando los recorridos en tren y en guagua me he terminado de leer Phra Farang.

Phra Farang es la narracion, en primera persona, de la transformacion de un empresario britanico de 45 anyos en monje budista en Thailandia. Es un libro escrito con una humildad absoluta, que me ha permitido conocer un poco mejor este pais que estoy recorriendo, y la vida cotidiana de los monjes en los monasterios que visito.

En Thai, Phra es monje, y Farang extranjero, Monje Extranjero, asi han llamado durante anyos al autor de este libro, del que me ha impresionado su criticismo, incluso con la manera de entender el budismo que tienen los tailandeses. No puedo dejar de ver al ingles que hay debajo de esas ropas de monje. (Nunca pude dejar de ver al ingles conservador y amante de la vida en el campo que habia en el narrador de The Lord of the Rings. Me gusta mirar a los ojos de los autores a los que leo.)

En una parte del libro cita mi pasaje preferido de Walden de David Thoreau.

I went to the woods because I wished to live deliberately, to front only the essential facts of life, and see if I could not learn what it had to teach, and not, when I came to die, discover that I had not lived. I did not wish to live what was not life, living is so dear; nor did I wish to practice resignation, unless it was quite necessary. I wanted to live deep and suck out all the marrow of life, to live so sturdily and Spartanlike as to put to rout all that was not life, to cut a broad swath and shave close, to drive life into a corner, and reduce it to its lowest terms, and, if it proved to be mean, why then to get the whole and genuine meanness of it, and publish its meanness to the world; or if it were sublime, to know it by experience, and to be able to give a true account of it in my next excursion.

Mas que por el el budismo (llevo unos cuantos anyos revoloteando en torno a esta forma de pensar y vivir) el libro me atrajo porque me interesan los personajes que dan giros inesperados a sus vidas… Joseph Conrad, Sebastiao Salgado

Hago una ultima cita del libro en la que se explica una bonita palabra en Thai:

That night, I sat alone on the balcony of the kuti block, listening to the night sounds and sipping at a cup of cocoa. I felt totally at peace and perhaps for the first time understood the much-used Thai word, sabbai.

It can mean healthy, well or comfortable, depending on the context, but it can also mean much more. It can be a deep, inner feeling of wellbeing and contentment; of being at peace with oneself and with the environment. Sabbai. That’s how I felt as I drifted off to sleep.

Lo cierto es que estos dias he repetido unas cuantas veces esta palabra, bueno… hasta que aparecen los mosquitos. El otro dia escribi en mi cuaderno:

Consideraciones sobre el uso del repelente para mosquitos: recuerda, un poco de equilibrio, se trata de disuadir a los bichos, no de espantar a la gente.

El mejor Sabbai, es el que alimenta al humorista que hay en ti.

Ahora toca caminar un poco.

Bangkok by night

foto bangkok diary

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Llegue a Bangkok al anocher, un maravilloso caos. En el avion estuve leyendo, escribiendo, cada vez escribo mas, en las guaguas, en los cafes, incluso de pie, en esos pequenyos cuadernos con las dimensiones de un pasaporte que vende Muji.

Me fui de cabeza a Khaosan Road en Banglamphu, el paraiso de los mochileros. Tipico, topico y quizas aborrecible, pero hay que venir al menos una vez.

Paseando me encontre en esa misma calle a Alberto Garcia Alix, el fotografo espanyol. Parece un guion, porque creo que no hay otro fotografo espanyol con la estetica y la presencia de Alberto, perfecto para encontrarselo en Khaosan Road. Nos saludamos, es amigo de un amigo, Chus Bures, que tanto ama esta ciudad.

Hoy he estado en el Grand Palace, demasiado bonito, parecia disneylandia… total, me aburri. Escribi esta frase en el cuaderno…

Al comienzo de un viaje en solitario tiendes a protestar, a sentirte frustrado, enganyado… luego se pasa. Entonces es cuando te preguntas… Cuanto hace que no estoy conmigo? Solo, sin planes, sin horarios, sin tareas que completar… enfrentandote a la unica que merece la pena, conocerte a ti mismo.

Se nota que tenia hambre y necesitaba un cafe. En un mercado encontre un sitio autentico, como los de los pueblos de mi isla, no sabian ingles (buena senyal de que era autentico) pero la senyora era fantastica y me puso un fenomenal arroz con pollo y otra cosa come-y-no-preguntes por algo mas de 1 euro. Luego en otro lado me tome un cafe y volvi a la calma. Entonces escribi esta otra frase…

Tengo una gran tentacion de comprarme camisas de flores, son baratas, son horteras, son perfectas.

El resto de la tarde lo pase en una lancha recorriendo los canales de Bangkok, ha sido la mejor experiencia por ahora, el barquero y yo solos. Navegaba descalzo y no tenia ni la menor idea de ingles pero me entendia perfectamente.

Manyana cojo un tren hacia el norte, hasta Phitsanulok.

Orquidea - Jardin Botanico Singapur

Foto prajuvicas

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Ayer por la tarde tenia un curioso cocktail de resfriado, jetlag y suenyo, pero me mantuve, como un hombre de verdad (que diria mi padre).

Despues de comer quede con David Chin (gracias por el contacto Maria ;-), un fascinante hombre de mundo nacido y crecido en esta ciudad. David es Executive Producer de muchas buenas peliculas (The Girl in the Park, The Last King of Scotland), pero sobre todo un ser humano lleno de humor y producto de una refinada mezcla asiatica (su padre es chino y su madre japonesa). Singapur es esto, Asia supervitaminada y supermineralizada, oriente en su maxima potencia.

Tras una de las carreras en taxi mas divertidas que recuerdo (el taxista era un humorista consumado), estuvimos paseando por el Jardin Botanico, y hablando de mi tocayo Thomas Raffles, talento, orquideas y finanzas. Un buen menu para afrontarlo sin haber dormido.

Si hace unos anyos me hubieran dicho que iba a dedicar una tarde en Singapur a pasear por el Jardin Botanico me hubiera reido. Pero eso es la vida, una pelicula que pretende ser un drama pero termina siendo una comedia (o viceversa). Me encanto el paseo, hice muchas fotos de orquideas (si no las hago mi madre me mata) y quede absolutamente impresionado con la dimension y el porte de algunos arboles tropicales (mas de 50 metros).

Ahora me voy hacia el aeropuerto, en unas horas aterrizo en Bangkok.

Orchard road - Singapore

Foto Aki Jinn

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Lo cierto es que el vuelo fue mucho mas llevadero de lo que esperaba, me han resultado mas pesados otros viajes mucho mas cortos. El jetlag tambien ha caido desmitificado, no pienso con claridad pero estoy mucho mas animado de lo que esperaba.

Estoy paseando por Orchard Road una larga calle llena de tiendas, y mas tiendas. Siempre me sorprende ser yo, el mismo yo, en otros lugares, en otros idiomas. El mundo se encoje o tu te expandes… o quizas ni eso, pero es divertido pensarlo.

Creo que a mi madre le encantaria esta ciudad llena de fastuosos arboles y en la que a pesar de todo se siguen oyendo los pajaros.

Desde Singapur, Orchad Road, el mismo Tomy de siempre.