Info

Online desde 2002

Posts tagged sociedad

Choose another tag?

La revista FastCompany dice que Barcelona es una Fast City, y aparece en una lista con otras tantas. Algunas tan inesperadas, para mí, como Curitiba (Brasil) o Chandigarh (India).

Llego a este curioso listado orientado por el blog de Juan Freire que se detiene un rato en analizar este concepto de FastCity. Citando, por cierto, a Richard Florida, al que le debo una, o dos, lecturas.

Cito ahora yo a Juan:

(…) una ciudad creativa es aquella que consigue atraer a las clases creativas gracias a su combinación de tolerancia, talento y tecnología

Fast Cities 2007: ¿diseñadores de intangibles en lugares inesperados?

La descripción de Barcelona según FastCompany:

BARCELONA, Spain
Population > 4.8 million

Leading indicator > Home to 1,500 design studios, among them outposts of Hewlett-Packard, Volvo, and Audi, as well as 18 design schools.

Fast companies > B01 Arquitectes; Morillas Brand Design; Smart Design

Paris and Milan may still get more ink, but Barcelona is the style capital of the European continent. Behind the twin towers of Richard Rogers’s Hesperia Hotel and Jean Nouvel’s Agbar high-rise, the congested district of Eixample is recovering its public spaces, with plans for a park with playgrounds, magnolia trees, benches, and statues within 200 meters of every resident by 2010.

speedo goggles

Estaba nadando y de pronto se rompieron, intenté hacerles un nudo y seguir pero rápidamente me di cuenta de que no era la solución… tenía que comprarme unas nuevas gafas para la piscina.

Últimamente me molesta comprarme cosas nuevas. Quiero que las cosas duren más, me da la sensación de que todo va demasiado rápido. No tenemos ni siquiera tiempo de acostumbrarnos a las cosas… y a las personas ni te cuento… parece que dentro de poco podrás decir…

Lo conozco, hablé diez minutos con él a la salida del cine.

Y quizás la gente te mire con cierta admiración. Oh, que paciencia…

Volvamos al asunto… aquí estamos, momento de decisión, muchos modelos de gafas para nadar delante de mí, colores, especificaciones, tallas… ¿qué hacer?

Comprarme las mismas. No quiero nada más. Me gustan estas. Y eso fue exactamente lo que hice. Pequeñas diferencias, algún cambio en los logos, en el color… pero las mismas… ¿Para qué quiero otras?

Paradox of choice cover

Una anécdota que me hizo recordar un libro de Barry Schwartz, con un nombre fascinante, y que intentaré leerme en cuando pueda.

The Paradox of Choice: Why More Is Less

Barry Schwartz (born 1946) is an American psychologist. Schwartz is the Dorwin Cartwright Professor of Social Theory and Social Action at Swarthmore College. He frequently publishes editorials in the New York Times applying his research in psychology to current events.

Wikipedia

En abril del año pasado (esto lo acabo de descubrir ahora mismo) el amigo Barry dictó una conferencia en las Google TechTalks. Tampoco la he visto pero tiene buena pinta. Link.

Fantástico post hablando de lo que ni he leído ni he visto. Me estoy volviendo un postmodernito de esos.

Una impagable cita que me ha pasado un amigo.

(…) el hombre sin atributos es aquel que, desembarazándose de todas las convenciones, las posturas sociales, los contenidos intelectuales o morales, las máscaras identitarias, los sentimientos y emociones calcados de los que difunde el medio ambiente, la sexualidad canalizada por los diques de lo socialmente permitido, volviendo al grado cero de la disponibilidad, construirá su vida oponiéndose a todo automatismo y a todo lugar común de la inteligencia, de la vida afectiva y del comportamiento.

Genealogía del hombre sin atributos, Juan José Saer en El País

Session Start (tomypelluz:xavi caballe)
Wed Apr 04 10:31:38 2007

xavi caballe: bon dia!
tomypelluz: qué pasa mano
xavi caballe: nada, q queria comentarte…
tomypelluz: dímelo
xavi caballe: una cosa q yo relaciono con “idiocracy” [xavi evidentemente se refería más al concepto que a la película]
xavi caballe: tu conoces la cancion esa de “my humps” no?
tomypelluz: oye cierto debo recuperar el link del otro día
xavi caballe: la de los black eyed peas
tomypelluz: nop
tomypelluz: detesto ese grupo
xavi caballe: exacto, yo tambien
xavi caballe: pero la cancion
xavi caballe: incluso si no te gusta (a mi tampoco)
xavi caballe: seguro q la has oido
tomypelluz: dice algo interesante
tomypelluz: ?
xavi caballe: exacto, no dice nada interesante
tomypelluz: jijiji
tomypelluz: buscaré la lyric
xavi caballe: es una estupidez como una casa, incluso sin entender del todo la letra
xavi caballe: esta claro q es una estupidez
xavi caballe: la cuestion es q Alanis Morissette ha hecho una version
xavi caballe: q yo entiendo q es una parodia
xavi caballe: y eso me gustó …
tomypelluz: me siento fatal con esto… cuando a uno le parecen de forma evidente estupideces estas cosas
tomypelluz: que a la gente le fascinan
xavi caballe: porqué es como para decir… pero fijaos q estupido es lo que cantan esta gente
xavi caballe: http://www.youtube.com/watch?v=W91sqAs-_-g
tomypelluz: ire a verlo!
xavi caballe: ha convertido la cancion en una balada
xavi caballe: con la misma letra estupida

pelluz - twitter

No sé si lo hago por investigar (al fin y al cabo trabajo en esto), o si me he lanzado simplemente porque soy un friqui.

Ya estoy en Twitter.

Sinceramente, creo que tiene mucho de enfermizo además de que es una estupidez (en muchos aspectos). Sin embargo, intuyo que va a crecer mucho y tenemos que estar atentos a los diferentes usos que se le va a dar.

Hablamos de privacidad.

Muy recomendable en este momento la lectura del artículo de Tim O’Reilly:

Changing Attitudes Towards Privacy

Por ahí va la cosa.

At least a third of British workers claim to be bored at work for most of the day and it’s affecting jobs you would never expect (…)

Boredom is a protest when the job doesn’t seem part of who you feel are,” says Rob Briner, professor of organisational psychology (…) “You feel negative about the organisation and lack job satisfaction. It is a risk when you are not being told what your job means.”

Joanna Hopkins (…) is typical of the highly qualified creative worker whose aparently “exciting” position as marketing manager for a large communications firm turned out to be mind-numbingly dull. (…) “I worked long, tedious days filled with meetings –then meetings about meetings. I often wasn’t sure why I was there or what I was supposed to contribute.” [she says].

“We (…) interact more through faceless technology, and workplaces are becoming increansingly automated. Many jobs that in the past were skilled are now achieved with the press of a few buttons. A highgly trained pilot now spends most of the flight sitting back while the autopilot takes over”.

Dulling down – The Guardian, 24 de febrero de 2007

Esto último lo comentaba Sandi Mann, el autor de un estudio recién publicado por la University of Central Lancashire sobre el aburrimiento en el trabajo. Leí el artículo que lo comentaba hace unas semanas. No quería dejar de publicar algún extracto.

Lo cierto, es que yo por ahora no me aburro en el trabajo, pero sé que muchísimos profesionales con grandes cargos (y que conozco de primera mano) si lo hacen.

La locura de siempre, unos se desesperan por encontrar trabajo, y otros, que trabajan, simplemente se aburren.

El capitalismo ha tenido muy diversas encarnaduras. Desde su aparición inicial, como capitalismo familiar, hasta la versión hoy dominante del capitalismo financiero radical, ha recorrido un largo camino en que lo dos hitos principales han sido el antagonismo entre capitalismo renano y capitalismo anglosajón y el proceso de fundamentalización en el que ha desembocado. Proceso que ha generado lo que yo llamo capitalismo integrista.

(…)

Jean Peyrelevade, antiguo presidente del Credit Lyonnais, en su obra El capitalismo total, insiste en que el nuevo capitalismo anglosajón ha instituido la dictadura de los accionistas que representan el 4% de la población mundial. [Varios autores] coinciden en que los enormes beneficios de las Bolsas no se invierten en proyectos sociales y económicamente útiles, sino que siguen en el circuito especulativo o se destinan a consumos suntuarios; que la agravación de las desigualdades, la persistencia del paro masivo, el aumento de los escándalos financieros -Enron, Worldcom, Parmalat, etcétera-, los Hedge Funds están acabando con lo que de positivo tenía el capitalismo.

El capitalismo contra el planeta / 3
José Vidal-Beneyto en El País de hoy.

Sugerentes palabras de Vidal-Beneyto en una serie de interesantes artículos… como siempre imposibles de leer en este periódico cerrado al mundo… pero cuyas dos primeras partes [nota del 18 de febrero: veo que han añadido la tercera, seguiré actualizando en lo sucesivo toda la serie], afortunadamente están accesibles en otra web…

Un título sensacionalista no hagan demasiado caso.

Estaba leyendo un artículo bastante interesante en The Guardian y quería citar algunos fragmentos aquí. Sin comentarios.

The government is planning to link up with the power of consumer and civic movements on the net by offering funding, permitting civil servants to post information on sites, and releasing information currently locked up in Whitehall.

(…)

Explaining the government’s interest, Pat MacFadden, Cabinet Office minister, said: “This is not about technology, but about asking how empowered citizens can drive these services in a way that has not happened before.

“Polling evidence suggests we have a 20-year phenomeon of people becoming ever more demanding of government, yet ever more disengaged.”

“So we in government have to ask how we can help this movement, work with it, and yet not smother it.”

(…)

One ministerial source said: “There is a new mass movement out there, better educated, more demanding, and we have to see if, in a light-touch way, we can help.”

Ministers wake to potential of people power on the net.
por Patrick Wintour, political editor
en The Guardian de hoy.

Vivimos en una realidad social en la que predomina la sensación de riesgo, de descontrol, de vulnerabilidades crecientes. Y al mismo tiempo tenemos la sensación de que no controlamos nada, que nos enfrentamos solos a esa exagerada fluidez de relaciones, trabajos y lazos emotivos. Si somos más frágiles, pueden pensar algunos, al menos tenemos nuevas oportunidades para modelarnos a nuestro antojo y poder enfrentarnos mejor equipados a ese nuevo contexto en el que cada cual es básicamente lo que aparenta y lo que muestra, más que de dónde viene y con quién transita.

Los costes emocionales del nuevo individualismo. Joan Subirats, en la edición de Cataluña de El País de hoy.

La lucha contra el miedo, miedo personal y colectivo, miedo a los jóvenes y a los viejos, miedo al trabajo (a no encontrarlo o a perderlo), miedo a la enfermedad, miedo a la calle y a la violencia, miedo a los otros paises, ese miedo de todos a todo tiene en la obra de Huntington una legitimación geopolítica que ensombrece nuestras vidas y que seguiré combatiendo.

José Vidal-Beneyto: Contra el miedo. En El País de hoy.

Es impactante, ahora mismo estoy viendo una obra de un estadio en no sé donde, desde una cámara de seguridad que puedo manipular. Da un poco de miedo. Recomiendo leer el artículo entero [nota de 1 de abril de 2007: el artículo ya no existe] de Suburbia del que cito esto:

Me sorprendí el día que leí una nota en el blog de Ricardo Galli, que hablaba de la tremenda inseguridad de las nuevas tecnologías para cámaras de seguridad.
Muchos de estos módelos, llevan incoporadas su propio servidor web y no necesitan de computador, pues muchas de ellas llevan uno pequeño integrado en su interior. Son las llamadas ip-cam , las cuales estan siendo usadas como cámaras de seguridad… con el inconveniente de que si no son bien configuradas la vigilancia puede convertirse en un escaparate público.
Este texto tratá como meternos en los ojos de los vigilantes …bienvenidxs al “panóptico digital”
El motor de indexación de Google es tan intrusivo, que haciendo las consultas pertinentes permite acceder a muchas de esas cámaras.

A Suburbia, me había llevado la recomendación de Elástico.net.

La sociedad del espectáculo

Un día, hace unos tres años, volvía del trabajo en la guagua, cansado, frustrado, dormido… con el coctel de sensaciones negativas que produce el trabajo y alimenta a los psicólogos y a los escitores de libros de autoayuda…

Venía leyendo intentas no sucumbir, seguir aprendiendo aunque tengas que trabajar 12 o 14 horas, intentas no contaminarte viendo la tele, seguir disfrutando de los atardeceres, leyéndome La sociedad del espectáculo de Guy Debord, un rollo que no entiende bien ni dios, pero que les encanta citar a todo los pedantes del mundo.

Venía pues leyendo aquel libro que pretendía explicarme de que iba esto, la realidad, el status quo, esta sociedad espectacular nuestra (que conste que el libro tiene sus virtudes), en un lenguaje bastante retorcido… y de pronto interrumpió mi lectura un conversación:

Dos chicas que estaban detrás de mi y que parece que acababan de casarse hablaban de sus cocinas, de Los venezolanos, del Centro comercial del mueble, de El baño barato… yo sucumbí al poder de sus palabras, cerré los ojos, y durante un buen rato escuché lo que contaban, imaginando como eran sus vidas, como eran sus caras, como eran sus casas… abrí los ojos y miré hacia atrás… ellas asustadas dejaron de hablar y me miraron, yo les dije cualquier cosa… me di la vuelta, miré la portada del libro, abrí la ventanilla y le devolví la libertad… dos paradas después no pude sostener la tensión, me despedí tímidamente y me bajé de la guagua.

—Las chicas por supuesto, habían seguido hablando—, sonreí, mientras veía como se alejaban, desde aquella parada en medio de la nada, porque me di cuenta de qué tenía que hacer, y de cómo tenía que hacerlo…

Tenía que luchar contra la miseria y contra la desigualdad, usando una belleza hecha de un compleja sencillez que se explicara a si misma… que iluminara la vida de aquellas chicas y permitiera a aquel joven seguir leyendo tranquilo.

Ahora trato de hacerlo.

El problema no es sólo que gane la extrema derecha, el problema se diga o no, es que tenemos que convivir cada día con personas que piensan que hacen bien votándole a Le Pen. El problema es que se piense que votarle a Le Pen (o a Berlusconi) es normal.

Se puede estar equivocado en muchas cosas, se puede discutir casi lo que sea, interminables reglamentos, aburridos estatutos… pero hay cosas que indiscutiblemente están mal. Está mal la visión de las cosas que nos lleva al enfrentamiento, a la desigualdad. La vision de las cosas que genera la injusticia que luego deja ver su rostro por las calles. Está mal creer en las élites y no terminar nunca de fomentar la división de la sociedad en clases irreconciliables. La democracia está enferma. Nosotros tenemos que defenderla. Comencemos a luchar en silencio.

Llevo unos años dando clases de informática, en este tiempo habré tenido unos diez grupos de alumnos, no es una gran experiencia, pero me ha dado tiempo de fijarme al menos en una cosa. probablemente, lo que he aprendido estará tremendamente bien explicado en cualquier manual de psicología social de tercera fila, así y todo, me gusta haberlo visto y vivido, quiero ver y tocar las cosas que puedo leer (entiéndase en que medida, tampoco se me ocurre hablar con Gandalf y huir de los orcos).

¿Se han dado ustedes cuenta? nos repetimos… a veces cierro los ojos en clase y oigo las mismas expresiones, las mismas carencias, los abro y reparo en que me han cambiado al personaje… Esta vez el gritón es gritona, la cachonda cachondo, y el joven con granos que te pregunta, para cogerte desprevenido, que significa el tercer parrafo de la página 236 del aburrido manual del programa, tiene cara y cuerpo de señora de cincuenta años… pero vamos, más alla de eso, poca diferencia… toda nuestra cultura de la individualidad, de la exclusividad, del ser único e irrepetible, se nos viene abajo… los mismos tontos, las mismas tonterías y el mismo profesor que repite las mismas aburridas bromas.

Ahora piensa que todo esto no es más que una mentira, que he estirado un intuición para convertirla en teoría, quizás tengas razón, quizás no… tampoco importa… ríe mucho y duerme bien esta noche.