Info

Online desde 2002

Posts tagged thailandia

Choose another tag?

 Tomy Pelluz - Karen Hill Tribe - Thailand

Foto Isabella Bullesbach

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Esta foto es de hace unas semanas. Estaba en un pequenyo pueblo Karen en las montanyas al oeste de Chiang Mai. No me habia puesto todavia las cremas antiarrugas, ni me habia maquillado y me estaba tomando un te en ese vaso de bambu. La chica de al lado, salio con los ojos cerrados, una pena. La senyora de la derecha era la jefa, o mas bien, la directora comercial de la tribu, te vendia todo, desde el vaso en el que te tomabas el te hasta collares, cervezas o coca-cola… si… coca-cola… habia coca-cola. Siempre coca-cola.

Ayer vague de un lado al otro, sin orientacion alguna, sin pretensiones. Comence en Wat Pho y termine paseando por los grandes centros comerciales que hay cerca de la estacion Siam Center del Bangkok Sky Train. Nunca me deja de impresionar que en la misma ciudad haya gente con bolsos Louis Vuitton (originales) y otros que no ganen mas de 3$ al dia (por decir una cantidad). Esto pasa en todos lados, pero aqui se palpa con mucha intensidad.

En medio de todo esto, no sin cierta decepcion, estuve probandome los trajes. Me estan quedando demasiado puestos, muy de senyor Pelluz y poco de Tomy. Quizas estoy envejeciendo o sin querer transmito ese estilo. Es algo en lo que estoy pensando… y es que en el fondo hago toda estas cosas (y casi todo en la vida) con un caracter experimental.

Hace unas semanas pase por delante de una peluqueria de barrio, entre, me sentaron, no le di ninguna indicacion al senyor peluquero (que era la version thailandesa de Morin, el peluquero de mi barrio de Santa Cruz de Tenerife), pague 50 centimos de euro y sali con un peinado de hombre de verdad, que diria mi padre. Siempre he sido muy maniatico con mi pelo, y esto era una prueba de que estas cosas, al fin y al cabo, importan poco.

Hoy seguire merodeando, me gusta las cosas que voy viendo… unos chicos pescando una bicicleta, un elefante recorriendo la ciudad a la 1 de la madrugada, 3 chicos en una moto, 4 chicas en una moto…

Esta manyana a las 8 estaba nadando en la piscina de la azotea del hotel. Cuando termine apoyado en la barandilla me dedique a contemplar Bangkok… despierta hace rato, amarilla, naranja, ocre, diluida entre tanta contaminacion. Una ciudad fantastica.

Bangkok Bus - Thailand

Foto Teelek

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Hoy me marcho a Bangkok, al final no voy a tener tiempo suficiente para poder disfrutar de la ciudad. Pero eso es buena senyal, significa que debo volver. No me obsesiona hacer todo la primera vez. En muchas ocasiones insisto incluso demasiado en esta actitud y termino por no hacer nada. Me he dado cuenta de que sin hacer nada, comprendo mejor los sitios, aprecio mejor los pequenyos detalles.

Hace anyos escribi en mi cuaderno, que para mi, viajar es basicamente cambiar de cafeteria. Lo sigo manteniendo. Cambio de espacio pero arrastro mis manias, mis lecturas, mi musica. Mucha gente quiere desconectar, pero intuyo que ese sentimiento esta edificado sobre una terrible insatisfaccion con su vida cotidiana. No es mi caso. Yo viajo para conectarme mas a mi mismo.

Me gusta mi vida, puede que en los ultimos tiempos haya tenido mis mas y mis menos, pero me gusta lo que hago y me siento un privilegiado. No por lo que cobro sino por todo lo que me rio de mi mismo.

Y tras esta reflexion… volvamos al otro viaje… al de la superficie.

Ayer recorri en un barco tradicional las pequenyas islas que estan al este de Ko Lanta. Fabulosas, una gran experiencia. Lo mejor fue visitar Morakot, una playa minuscula rodeada por paredes de mas de 100 metros con una vegetacion fascinante y a la que solo puede accederse por un tunel submarino de unos 80 metros (se puede respirar no esta totalmente sumergido). Parecia de pelicula de piratas, de hecho los piratas usaban esta cueva para esconder sus tesoros.

La vuelta fue fantastica, con oleaje y lluvia, el bote se escoraba a estribor hasta casi formar un plano con la superficie. Llegamos intactos a puerto en cualquier caso.

Tras esto me regale una cena y un paseo por la playa oyendo jazz. No se si es que estaba un poco borracho pero una alegria espontanea recorria mi cuerpo. Me dormi con una sonrisa, un poco quemado por el sol, pero con una sonrisa.

Ko Lanta - Thailand

foto Simon Gate

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

El viaje desde Chiang Mai a Ko Lanta fue largo. Primero una guagua hasta Bangkok, luego otra desde la ciudad hasta el aeropuerto, mas tarde un avion hasta Krabi… un taxi del aeropuerto a la ciudad y para terminar un minivan con el que embarcamos en dos ferries. Unas 27 horas. Mucha musica y muchos vueltas a la cabeza en el camino.

Cuando me desplazo me doy cuenta de la importancia de la musica en mi vida. Lo que mas me gusta de mi iPod es lo que tiene dentro (no los cables… ;-)

Ko Lanta es una isla pequenya, puedes recorrerla unas cuantas veces en un dia. El ambiente es completamente distinto al que venia disfrutando en el norte… no hay demasiados viajeros por aqui. La gente viene a la playa… o se sumergen con botellas o se las beben en la superficie. La costa oeste esta llena de playas preciosas y la este de pequenyos pueblos de pescadores. Hay bastantes carteles advirtiendo que estas en una zona en la que pueden golpear los tsunamis.

Ha pesar de todo esto, Ko Lanta mantiene su encanto y esta menos abarrotada que Ko Phi Phi y Ko Samui.

Los habitantes son una curiosa mezcla de thai, chinos y chao ley (gente del mar en Thai). Un 40% de la poblacion es musulmana. Curioso en un pais en el que el 80% es budista, pero estamos en el sur, cerca de Malaysia, en la frontera la mayor parte de la gente es musulmana.

Los Chao Ley o Moken, segun quien los nombre, son una gente bastante interesante, un pueblo nomada y no demasiado extenso. En el 2004, cuando el tsunami arraso esta zona, ellos huyeron a las montanyas con tiempo. Conocen el mar.

Manyana recorrere las pequenyas islas que estan al este de Ko Lanta Yai. Y al dia siguiente vuelvo a Bangkok, este primer viaje en solitario se va acabando.

Una nota de hoy del cuaderno:

Casi todas las cosas que haces con alguien puedes hacerlas tambien solo. La cuestion es que cuando estas solo (absolutamente, no vale solo con vida social agitada y sin tiempo para pensar, solo solo) ese gran artista invitado que eres tu mismo emerge y se sienta a tu lado a mirarte.

Todos nos cansamos rapido de este obervador ironico e ingrato.

Contigo eres tu, con otros eres los otros. Puede ser que no te gustes o no te soportes… en ese caso es mejor estar acompanyado… al menos los otros pueden ir cambiando.

Mmmm… creo que voy a tomarme una cerveza.

Karen Hill Tribe Thailand

foto Dizzy Atmosphere

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

2008, de nuevo la sensacion de una pagina en blanco. Momento de prometerse cosas a uno mismo, se cumplan o no, que importa.

Anoche estuve cenando con la misma familia que conoci haciendo treking: Gaia, Zoe, Danielle, Gili, Daron, una increible familia judia de California. Me han sorprendido, por su cultura, su caracter, su humor, su fortaleza. Espero visitarlos pronto y estrechar mi relacion con ellos.

Al comienzo del treking visitamos una cueva (llena de murcielagos), caminamos hacia lo mas profundo hasta llegar a un espacio que utilizaban los monjes para meditar. Daron, el padre, comenzo a explicarle a Gaia (la hija menor, 7 anyos) que ese era el sitio en el que se meditaba. Si te concentras mucho –dijo– puedes meterte en ese otro agujero (alumbro con la linterna a un pequenyo orificio en el muro). De pronto vimos una cucaracha, Daron la enfoco y le dijo a Gaia: Mira Gaia este es un monje que realmente se ha concentrado… No pude parar de reirme. Tenia un humor muy parecido al de Woody Allen, estuve todo el rato riendome, incluso de mi mismo. Me vino bien, llevaba unos cuantos dias demasiado pesado con el budismo para arriba y el budismo para abajo, y estar con ellos me sirvio de contrapunto. Otra cultura, la nuestra al fin y al cabo. Nosotros, los occidentales, no meditamos demasiado, pero tenemos nuestros puntos fuertes: nuestro criticismo, nuestra irreverencia, nuestro humor. La idea, quizas, es hacer un buen cocktail con todo eso y (permitanme la licencia) la cultura y la filosofia oriental.

Hay muchas agencias y guias en Chiang Mai, pero desde que lei en la guia la referencia que hacian de Eagle House (y luego consulte su web), decidi hacer el recorrido con ellos. Los duenyos de la agencia son Pon y Annete una pareja formada por un thailandes y una irlandesa con un firme compromiso con el medioambiente y los habitantes de estas zonas.

Definitivamente, estos tres dias caminando por las montanyas al oeste de Chiang Mai, han merecido mucho la pena. En la nota anterior lo describi por adelantado de una manera poco precisa (parecia mas una cita de un catalogo de agencia de viajes de tercera que un cuaderno de viaje). El recorrido a lomos de elefante, se transformo en paseito, fue aburrido, turistico… aunque es verdad que estos animales impresionan, y no esta mal sentarse en el cuello de uno y hacer un descenso por un barranco, que es basicamente lo que hicimos.

La caminata si que merecio mucho la pena, fue intensa, muchas subidas, muchas bajadas, muchos riachuelos que cruzar por delgados puentes de bambu. Gaia nos impresiono con su fortaleza, si hace esto con 7 anyos, no quiero pensar como va a ser con 15. El bosque del norte de Thailandia es hermoso, a mi de alguna manera (salvando las distancias, aunque no muchas no se crean) me recordaba a los bosques de Laurisilva canarios.
La primera noche dormimos en un pequenyo poblado Karen. Curiosa gente estos Karen, hay unos 7 millones de ellos en Birmania y otros 400.000 en Thailandia, y parece que llevan anyos luchando por su independencia. Cuantos conflictos hay en el mundo que uno ni siquiera conoce de oidas…

Los Karen son el grupo mas grande de las tribus de la montanya (mi traduccion barata de hill tribes), ese mismo dia visitamos tambien a los Hmong: estuvimos en un poblado y luego en una escuela preciosa en medio de la selva, llena de ninyos con sonrisas permanentes, fue maravilloso.

Esta gente vive sin nada, o con todo segun se mire. Ya muchos tienen paneles solares, telefonos celulares y alguna que otra de esas pequenyas motocicletas de 110 cc que estan invadiendo el sudeste asiatico (un articulo interesante sobre este tema de las motocicletas en el Herald Tribune), otros siguen viviendo como hace 100, 200, 300… anyos.

El ultimo dia hicimos el descenso de un rio con barcas de bambu, muy divertido (aunque Gili casi se parte la cabeza ): no paso nada al final, solo un rasgunyo.

Al dia siguiente, estaba bastante cansado y me quede casi todo el rato en la cama leyendo Zen and the art of motorcycle maintenance, un clasico de los setenta que me compre hace unos dias (es fantastico Chiang Mai, esta lleno de librerias, de restaurantes…) a la noche, como he dicho al comienzo, fui a cenar con esta familia.

Al final de la cena el cielo estaba iluminado por los fuegos artificiales y pequenyos globos de papel, yo mismo solte uno (son muy sencillos, una bolsa de papel de arroz y un disco que arde en la base, un globo aerostatico reducido a su forma mas basica). El mio tenia una grieta bastante grande y me gusto la idea de que me tocara asi estropeado, medio roto. Se elevo de igual forma, muy alto, lo perdi de vista.

No tenemos que desechar cosas en nuestra vida por un simple defecto, por un rayon en la superficie, una grieta, un descosido, una mancha. Maldita mania de vivir en una sociedad sin macula. La vida es mancharse.

Termino con un parrafo del comienzo del libro que me estoy leyendo que me esta animando a plantearme un proximo viaje en moto:

You see things vacationing on a motorcycle in a way that is completely different from any another. In a car you are always in a compartment, and because you’re used to it you don’t realize that through the car window everything you see is just more TV. You’re a passive observer and it is all moving by you boringly in a frame.

On a cycle the frame is gone. You’re completely in contact with it all. You’re in the scene, not just watching it anymore, and the sense of presence is overwhelming. That concrete whizzing by five inches below your foot is the real thing, the same stuff you walk on it’s right there, so blurred you can’t focus on it, yet you can put your foot down and touch it anytime, and the whole thing, the whole experience, is never removed from immediate consciousness.

Zen and the art of motorcycle maintenance

Esta noche voy en guagua hasta Bangkok, llegare a primera hora de la manyana, luego tomare un avion hasta Krabi, y luego en barco a Ko Lanta Yai, una pequenya isla en la costa del mar Andaman.

Bangkok by night

foto bangkok diary

[ sin tildes ni enyes ;-) ]

Llegue a Bangkok al anocher, un maravilloso caos. En el avion estuve leyendo, escribiendo, cada vez escribo mas, en las guaguas, en los cafes, incluso de pie, en esos pequenyos cuadernos con las dimensiones de un pasaporte que vende Muji.

Me fui de cabeza a Khaosan Road en Banglamphu, el paraiso de los mochileros. Tipico, topico y quizas aborrecible, pero hay que venir al menos una vez.

Paseando me encontre en esa misma calle a Alberto Garcia Alix, el fotografo espanyol. Parece un guion, porque creo que no hay otro fotografo espanyol con la estetica y la presencia de Alberto, perfecto para encontrarselo en Khaosan Road. Nos saludamos, es amigo de un amigo, Chus Bures, que tanto ama esta ciudad.

Hoy he estado en el Grand Palace, demasiado bonito, parecia disneylandia… total, me aburri. Escribi esta frase en el cuaderno…

Al comienzo de un viaje en solitario tiendes a protestar, a sentirte frustrado, enganyado… luego se pasa. Entonces es cuando te preguntas… Cuanto hace que no estoy conmigo? Solo, sin planes, sin horarios, sin tareas que completar… enfrentandote a la unica que merece la pena, conocerte a ti mismo.

Se nota que tenia hambre y necesitaba un cafe. En un mercado encontre un sitio autentico, como los de los pueblos de mi isla, no sabian ingles (buena senyal de que era autentico) pero la senyora era fantastica y me puso un fenomenal arroz con pollo y otra cosa come-y-no-preguntes por algo mas de 1 euro. Luego en otro lado me tome un cafe y volvi a la calma. Entonces escribi esta otra frase…

Tengo una gran tentacion de comprarme camisas de flores, son baratas, son horteras, son perfectas.

El resto de la tarde lo pase en una lancha recorriendo los canales de Bangkok, ha sido la mejor experiencia por ahora, el barquero y yo solos. Navegaba descalzo y no tenia ni la menor idea de ingles pero me entendia perfectamente.

Manyana cojo un tren hacia el norte, hasta Phitsanulok.